Un nuevo camino, un nuevo comienzo en la misión de Ankarana

7 marzo 2023

El 26 de febrero de 2023, el nuevo párroco tomó posesión de su cargo. Este acontecimiento fue muy significativo para el párroco (H. Zbigniew Las cmf), la comunidad misionera (cmf y Rmi) y el pueblo de Ankarana.

El día anterior llegó gente de pueblos cercanos y lejanos pertenecientes a la parroquia. A las 20h comenzaron las vísperas, cada comunidad cantó un salmo, enriquecido con textos bíblicos, y duró hasta las 22h.

Por la mañana del 26, antes de la celebración eucarística, el obispo de Farafangana (Rev. Gaetano Di Pierro) y la gente de la parroquia vinieron a nuestra residencia con cantos de bienvenida y nos llevaron en procesión al patio de la iglesia. Las puertas de la iglesia se cerraron y celebramos la ceremonia inicial de toma de posesión del párroco delante de la iglesia. El obispo presentó la comunidad al pueblo e invitó a ambos a trabajar juntos con los sacerdotes y las hermanas para el desarrollo de la parroquia.

El cuidado pastoral del párroco fue presentado simbólicamente por diferentes eventos:

1. El obispo entregó al pastor la llave para abrir la puerta de la iglesia.

2. Se tocó la campana para llamar al pueblo a la oración.

Todos entraron en la iglesia:

3. El obispo entregó la llave del sagrario al párroco en señal de su deber primordial de celebrar la Eucaristía. El nuevo párroco abrió el sagrario y todo el pueblo veneró la Eucaristía cantando juntos el “Tantum Ergum”. 

4. Como signo del deber del párroco de compartir la Palabra, colocó la Biblia en el ambón, incensándola.

5. El obispo le invitó a compartir su cuidado pastoral de la diócesis pastoreando esta parroquia, a través de la acción simbólica de sostener con él, su cayado de pastor.

6. Los feligreses mostraron su obediencia al párroco mediante la acción de darle las manos, comenzando por los miembros de la comunidad de sacerdotes y religiosas, los catequistas, el alcalde del municipio de Ankarana y todo el pueblo, incluidos los niños.

Durante la misa, el obispo explicó el carisma de la congregación.

Al final de la misa, los representantes del gobierno y del pueblo pronunciaron unas palabras de bienvenida y de ánimo, invitando al pueblo a trabajar junto con nosotros. La gente nos dio a cada uno una medida de arroz de unos 10 kg, cuatro gallinas y un pato, y también un sombrero cada uno preparado por ellos en señal de bienvenida.

Fue realmente un día memorable, que nos recordó el significado de la vocación sacerdotal y marcó el comienzo de nuestra presencia misionera en este distrito de Ankarana. Un nuevo camino, un nuevo comienzo, en esta hermosa isla, en una ciudad pequeña pero grande a los ojos de Dios.

Que Dios bendiga esta misión para que dé frutos y nos anime en este empeño común como misioneros, hijos e hijas de San Antonio María Claret.

Rani Michael, rmi

Celebración del XVIII Capítulo General del 6 al 31 de Julio en Rocca di Papa (Italia)